Cuadros


BURO

Él es un dirigente importante: es “un cuadro”… Inspira respeto y exhala soberbia.

Mantiene una “trayectoria destacada” desde que era niño: presidente de colectivo en la primaria y en la secundaria, secretario de la Juventud en el pre.

En la universidad… bueno, en la universidad nunca se supo con certeza qué rayos era, pero conocía cada decisión administrativa al dedillo, incluso antes de que esta se tomara. Sin dudas era un tipo “informado” (algunos dicen que informante también).

Pero luego en el servicio social empezó a subir como la espuma: la madeja burocrática era tela de arañas en sus manos: para deshacerse de ella solo tenía que soplar… Y así arribó a La Habana, avalado por una “trayectoria destacada” en su provincia, “intachable”, “un ejemplo para sus compañeros”, “un paradigma para la juventud cubana”…

Ahora ocupa puestos más altos, no tanto cómo los que quiere, porque la lucha es muy cerrada y son muchos “cuadros” para tan poca galería. Pero eso no es lo más importante: ya tiene un carro, ya pronto “resolverá” la casa en la capital…

En la actualidad levanta las ventanillas tintadas e ignora el transporte público (siempre le pareció demasiado vulgar). En su Lada “post-moderno” va a las reuniones, cumple sus “deberes”, complace los antojos de paseo de cualquier noviecilla y visita a la familia de provincia, emplea el combustible que le paga el país en “sagradas funciones de trabajo”; y eso sin rendirle cuentas a ningún marco oficial (“facilidades que tienen los cuadros”, dirán).

Pero yo los veo ahí, tan felices, sentados en el buró carmelita y en la silla gris, jugando a ser titiriteros, con retratos de Chávez y Martí a las espaldas, preparando la próxima reunión y escribiendo el siguiente informe, “ayudando al país” a continuar su obra maravillosa. Pero entonces cuando yo los veo así, sentaditos y felices, suspiro de alivio por saber que ni Martí ni Chávez –los revolucionarios más auténticos que conozco- NO FUERON NUNCA CUADROS, por suerte…

Pero entonces salgo de la oficina y percibo el ringrinear del teléfono. Escucho al inquilino responder con total solemnidad afirmativa cada breve pausa de su interlocutor: lo hace serenamente, reducido a su feudo de papeles, detallando cada gramo de la “orientación”. Y entonces en ese momento, lo confieso, siento pena de ese “honroso cuadro dirigente”; que más que “cuadro”, diría, -como todos los de su especie- no es más que una caricatura mal pintada…

Anuncios

5 comentarios en “Cuadros”

  1. Es importante los cuadros? Como se forma un dirigente? La dirección se fundamenta en las relaciones sociales o el lobby? De todas maneras si hay ciertas habilidades en las personas que las diferencia desde temprana edad. Habilidad que tiene que ver con dotes especiales o inteligencia y también física porque algunos nacemos con las piernas mas largas que otros y con la mente mas hábil que otros. Esto no en principio guardando los postulados de la igualdad no debería ser motivo de diferenciación pero si, eso hace que un equipo de béisbol sea mejor que otro el cumulo de habilidades de cada equipo que le permite a uno de los dos imponerse a su rival. Pero gracias a que los seres humanos tenemos el don de la movilidad y la racionalidad igual que los animales requiere el principio de la dirección desde que un ser humano existe en este caso auto dirección y desde 2 seres humanos o mas dirección.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s