Paciencia de hospital


Pando Ferrer

Espero por ella. Cuando uno se sienta en el salón de un hospital, debe aferrarse a un motivo que lo ate a la butaca; de lo contrario, saldría disparado al primer chance.
Cada consulta anual es un deja vu para mí. Cruzar la entrada y subir al tercer al piso. Cazar un asiento entre la multitud. Leer algunas páginas. Esperar, por fin, a que la secretaria cante mi nombre (es el momento del año que más me alivia escucharlo).
Después, andar frente a los óleos, esperar junto a la puerta y aguardar a que la doctora me remita a ella. Siempre es el mismo guión, pero cada vez mayor el suspenso. La verdad –y quizás de ahí nazca mi fascinación- es que ella es una pitonisa que me dice cuan cerca estoy de las tinieblas…
Me acomoda en el trono, en ese templo de cuatro paredes y una luz, y lee el futuro que van tejiendo mis pupilas. “A ver Renecito, parpadea bien y dime la siguiente letra hacia dónde tiene las paticas”… Yo no me apuro, no puedo apurarme. Coloca el bálsamo de su mano en mi frente y aún me mira con ternura…
Ella también cogió la guagua por la mañana, también la apretujaron en la cola y también subió atropellada; a ella tampoco le alcanza el salario hasta fin de mes ni espera comprarse un automóvil; pero ya son las 2 de la tarde, ha atendido a treinta pacientes y aún me mira con ternura…; entonces, ¿cómo no amarla?
Desde hace años mis temores se filtran en su mirada azul. La vez pasada tenía un golpe en la pierna, cojeaba y se arrastraba por la baranda de la escalera sin quejarse. En otra ocasión –y ¡ay! del burócrata que la regañe- apenas almorzó unos bocados en la consulta. “Ya es tarde y todavía hay mucha gente afuera…”, dijo.
No es una superwoman –aunque lo parezca-, es una cubana de a pie, trabajadora. Ama a su profesión y a ella se debe. Nos hace feliz. Se llama Diana y es optometrista. Trabaja en el tercer piso del hospital Ramón Pando Ferrer de la capital cubana.

Anuncios

7 pensamientos en “Paciencia de hospital”

  1. A ud le puedo entender , sus pocos anos le hacen estar mas cerca de la poesia, las alucinaciones que de la razon y del pensamiento critico.
    A lapolillacubana26 , no. Asi como su post es simplista ,el comentario de la polilla es cruel.
    Que digo ??
    Aqui su poetica forma de ver la vida:
    “Ella también cogió la guagua por la mañana, también la apretujaron en la cola y también subió atropellada; a ella tampoco le alcanza el salario hasta fin de mes ni espera comprarse un automóvil; pero ya son las 2 de la tarde, ha atendido a treinta pacientes …”
    Nada que aplaudir , al contrario , mucho que lamentar , que reclamar , que denunciar. Ella no pasa por tales situaciones por decision propia ,sino porque no hay opcion .Ella no tiene alma de misionera , se le obliga a ser misionera, y si sonrie es mayor razon para luchar por lo que se merece y no hacer apologia del la” felicidad en la miseria”.
    Ella tiene que hacer diagnosticos , tomar pinsas en sus manos, evaluar resultados numericos y las posiblidades de equivocarse con esa “guagua”, “esa apretujadera” y “ese atropello “son enormes .Es desesperante trabajar en tales condiciones , y eso ,no fue lo que se le prometio hace 55 anos, eso ,es producto a una economia con metodos afuncionales, eso ,es debido a uno de los disparates socio-ecomomicos mas grandes de la historia .
    “No le alcanza el salario….” .
    Y si no le alcnaza que hace para poder vivir el resto del mes??? Quedarase en estado de inanicion??
    No , luego de 8 horas de trabajo , tiene que pintar unas, vender leche en polvo de contrabando, criar cerdos, hacer colchones ……., lo que sea ,pero tiene que sobrevivir. Hasta que encuentre la oportunidad de , no de “venderse por unos dollares” , sino de emigrar en post de un salario digno ,justo . Verguenza debe darles tal maltrato a sus profesionales .
    Bonito y poetico homenaje al calvario involuntario de la Dra, cuando se deberia tomar la pluma para luchar contra un sistema que es un espiral de producir ineficiencias .
    A las potenciales respuestas
    Por favor eviten el ad hominem , las ofenzas , los insultos .
    Piensen que ya lo han hecho antes , de nada sirvio y que quedan en peor posicion quienes usan tales metodos que yo. .
    Aprendan a soportar que otros piensen distinto sin azotarse contra el suelo y hacer berrinches poco elegantes.
    (Sorry, teclado Sajon sin tildes )

    Me gusta

  2. René, adore tu cronica, y me senti alagada, e identificada,soy una de esas cubanas de pie a pie que no les importa cuantos obstáculos debe vencer en la vida para dar amor y bienestar a las personas que me necesitan, eso se llama amor a la profesion, es ética , es dignidad, muchas personas no entienden como después de una guardia de 24 horas somos capaces de peinarnos el cabello,pintarnos los labios, y sonreir nuevamente , muy sencillo,amamos lo que hacemos, y nuestro mayor orgullo es ser mujer y ser cubana, la sencibilidad, el amor, la valentia ante la vida, solidaridad, ……., son muchas las razones, …eso nos diferencia en todo el mundo .Una vez mas Gracias en nombre de todas las mujeres cubanas que a pesar de las tantas dificiltades que enfrentamos somos capacez de sonreir y hacer feliz a personas sencillas y comunes como usted que de forma tan peculiar nos resalta.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s