Rubén y Guiteras


RUBEN Y GUITERAS
Rubén, como el poeta; Antonio, como el guerrero. Ante la imagen agónica del uno sobre las sábanas blancas, la secuencia del otro desplomado sobre la yerba; la asfixia de la cerrazón del cuarto para el Homero de la idea, el olor a mar abierto para el Aquiles de la acción; el funeral agitado de mediodía en La Habana, el sepelio fugitivo en la nocturnidad de Matanzas; los pulmones desechos por la enfermedad, el pecho rasgado por la bala.
Han pasado las décadas y la historia ha vuelto maniqueos a los héroes y los villanos. La mitología humana ha reducido los antagonismos de clase a las disparidades de sus íconos. Más que las casualidades, el estereotipo mismo forjado sobre el molde del personaje. El apostólico Villena, de elegíaco retrato como de una escena bíblica, antípoda de un dictador Machado en decadencia; el vigoroso Guiteras, casi boceto de un cartel del Realismo Socialista, antítesis traicionada de un Batista en pleno ascenso. Los héroes suelen ser rescatados como la negación prosaica de sus adversarios. Aquí no queda espacio para los matices. Mientras más grande sea el villano, con más perfección será recordado su opositor.
¿Y quién fue más déspota y tirano, el Machado decadente o el Batista que nacía? ¿Quién hizo más grande a qué héroe? Entre Guiteras y Villena, ¿con quién la historia ha sido más “benevolente”? ¿A quién ha recortado con mayor antojo como a una caricatura? ¿En quién el carácter del hombre-símbolo ha reprimido más al carácter del hombre-hombre? Hay escalas intangibles que tronchan cualquier ansia de investigación.
De Villena quedaron los versos de La Pupila Insomne, que, de por sí, lo cubrieron tanto con el velo mitológico del poeta. La diferencia histórica entre Martí y Rubén la marca su propia naturaleza literaria, que no es más que una prolongación de su propia naturaleza filosófica. Rubén, vanguardista con atisbos de romanticismo. Martí, todas los estilos convergiendo en la llama y la ceniza. Quizás lo más terrenal de Villena resulte su correspondencia: no podemos dejar de ver en nosotros mismos al hombre atormentado por los problemas “mundanos” de la vida cotidiana. Su constante preocupación por la muerte inflexible nos empapa de ese pavor que tanto nos distingue como especie.
Guiteras, el Aquiles, nos deja mayoritariamente un legajo de anécdotas donde la fantasía desborda el espacio negado al ojo escudriñador de la ciencia. ¿Es cierto que sus decretos los aprobaba Grau a punta de pistola? ¿Y si el mandatario se hubiese negado a aceptarlos, el guerrero hubiese apretado el gatillo en medio del salón presidencial? Nadie podría afirmar una u otra respuesta con total certeza, queda expedito el terreno de la especulación. Lo único innegable es su resurrección de leyenda 30 años después de partir al mundo de los muertos. Todos lo daban por perdido, cuando hizo su última aparición espectacular en una casa olvidada de Marianao, escondido por tres décadas en una falsa pared del inmueble. Su más fiel soldado, el Viejo García, sintió acercarse el reencuentro espiritual con su jefe; decidió entonces revelar para siempre el misterio de la tumba perdida y demostrar que la vida después de muerto del héroe fue tan mítica como su propia existencia entre los vivos. Tony, ¿cómo negar que tu lírica fueron los hechos?
Antonio Guiteras y Rubén Martínez Villena marcaron su esfinge en cada cara de la moneda de la revolución de los años 30. Cada uno como la síntesis superior de su clase, cada uno dándose la espalda mutuamente en el mismo camino de la emancipación, nos hicieron comprender lo indispensable de la complementariedad de sus caracteres. Entre los dos, suman el líder que se nos fue a bolina.

Anuncios

6 comentarios en “Rubén y Guiteras”

  1. ES MUY INTERESANTE TODO LO QUE ESCRIBE Y CON BUENA PROSA, PERO NO ME LO TOME A MAL, UNA NUEVA PREGUNTA: ?GUITERAS ESTUVO ENTERRADO EN UNA CASA DE MARIANAO DURANTE TREINTA AñOS? ESO ES LO QUE ENTIENDO DE SU NOTA. DISPENSE DE NUEVO, PERO SI ESO FUE ASI, QUE LO ENTERRARON CLANDESTINO EN UNA CASA, DEBIA EXPLICARLO UN POCO MAS EXTENSO. GRACIAS

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s